Concluye Fase Diocesana del proceso de canonización del padre Rutilio Grande, S.J.

COMUNICADO DE PRENSA
CONCLUYE FASE DIOCESANA DEL PROCESO DE CANONIZACIÓN
DEL SIERVO DE DIOS PADRE RUTILIO GRANDE GARCIA S.J.

“Estos son los que han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero.
Por eso están ante el trono de Dios, le dan culto día y noche en su templo…” (Ap. 7, 14-15)

La Arquidiócesis de San Salvador, hace del conocimiento público que el pasado martes 16 de agosto del año en curso, en las instalaciones del Arzobispado de San Salvador, se llevó a cabo una ceremonia privada como conclusión de la fase diocesana del proceso de canonización del Siervo de Dios, Padre Rutilio Grande García, S. J.

La ceremonia de clausura fue presidida por el Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas. También estuvieron presentes el Señor Nuncio Apostólico Mons. Léon Kalenga, los Obispos de la Conferencia Episcopal de El Salvador, el Provincial de la Compañía de Jesús para Centro América Padre Rolando Alvarado S. J., los miembros del Tribunal Eclesiástico, numerosos sacerdotes de la Compañía de Jesús, algunos miembros de la Curia Arzobispal, sacerdotes diocesanos y fieles laicos.

Para realizar la primera parte de la Causa de canonización, llamada “Etapa Diocesana”, el Arzobispo de San Salvador nombró un Tribunal Eclesiástico para que realizara el proceso informativo sobre la vida, virtudes y fama de martirio del Siervo de Dios, Padre Rutilio Grande, S. J., asesinado el sábado 12 de marzo de 1977 mientras se conducía hacia El Paisnal, acompañado de Manuel Solórzano y de Nelson Rutilio Lemus, para celebrar la Eucaristía. Fue un sacerdote amigo del Beato Oscar Romero.

Tenemos la convicción de que el Padre Rutilio Grande es ejemplo de vida y de fe para todos los cristianos. Su delicadeza en el trato con las personas, su profundo espíritu de oración y de austeridad en su modo de vivir, su amor al pueblo, su valentía para animar a las comunidades cristianas desde la Palabra de Dios, su asombrosa facilidad para comunicar el evangelio en un lenguaje asequible a la gente sencilla, sus dotes para formar a los futuros sacerdotes, su profundo sentido pastoral, su búsqueda de nuevos métodos de evangelización, son muestras de santidad excepcional. Su fama de santidad y de martirio nos anima a buscar su intercesión sobre nuestro pueblo.

Ahora que la Etapa Diocesana del Proceso de canonización, oficialmente ha concluido, toda la documentación recabada es enviada al Vaticano, a la Congregación para las Causas de los Santos, para que sean validados todos los actos y se proceda a la Apertura de la Etapa correspondiente en Roma.

Para la Arquidiócesis de San Salvador es una enorme alegría, una bendición y un motivo de acción de gracias concluir, en un tiempo relativamente breve, esta primera etapa de la causa de canonización del Siervo de Dios Padre Rutilio Grande S. J. Agradecemos a su Santidad, el Papa Francisco, por la gran estima que tiene hacia nuestra Iglesia local, por impulsar la beatificación de nuestro amado Beato Monseñor Romero y por animarnos a llevar con prontitud el proceso de canonización del Padre Rutilio Grande S. J.

Exhortamos encarecidamente al Pueblo de Dios invocar en forma privada la intercesión del Siervo de Dios Padre Rutilio Grande García, S.J. y pedir a Dios su pronta beatificación.

 

Monseñor Rafael Urrutia,

Canciller de la Arquidiócesis de San Salvador.

Deja un comentario