Fallece Mons. Fernando Sáenz Lacalle, arzobispo emérito.

La mañana del día 28 de abril de 2022 falleció el arzobispo emérito de San Salvador, Monseñor Fernando Sáenz Lacalle, a la edad de 89 años. Mons. Fernando Sáenz Lacalle fue el sexto arzobispo de San Salvador, del 13 de mayo de 1995 al 14 de febrero de 2009.

Los restos mortales de Monseñor Saénz Lacalle han sido llevados a Catedral metropolitana para su velación, desde el viernes 29 de abril hasta el lunes 2 de mayo. La Misa exequial se celebrará el día lunes 2 de mayo a las 10.00 am y posteriormente será sepultado en la cripta de Catedral. Monseñor José Luis Escobar Alas ha invitado a los fieles a elevar oraciones por el eterno descanso del arzobispo emérito.

Mons. Fernando Sáenz nació en Cintruénigo, Navarra, España, el 16 de noviembre de 1932. Recibió la ordenación sacerdotal en Madrid, el 9 de agosto de 1959, incardinado en la Prelatura del Opus Dei.

Llegó a El Salvador en 1962 para atender el apostolado del Opus Dei. El papa san Juan Pablo II le nombró obispo auxiliar de Santa Ana, El Salvador, en diciembre de 1984, y recibió la consagración episcopal, el 6 de enero de 1985. Se desempeñó como obispo auxiliar de esta diócesis hasta 1995. Fue designado administrador apostólico del Ordinariato Militar el 3 de julio de 1993, ocupando el cargo hasta 1997.

A la muerte de Monseñor Arturo Rivera Damas el papa Juan Pablo II nombró a Mons. Fernando Sáenz como nuevo arzobispo y tomó posesión de la arquidiócesis el 13 de mayo de 1995. En 1996 recibió al papa Juan Pablo II en su segunda visita a El Salvador. Como arzobispo presidió la inauguración de la Catedral Metropolitana de San Salvador, el 19 de marzo de 1999 y dio continuidad al trabajo pastoral en la arquidiócesis.

El 16 de noviembre de 2007 Mons. Sáenz presentó su renuncia al cargo de arzobispo, al cumplir 75 años de vida. En el año 2012 le fue diagnosticada la enfermedad de Alzheimer, que poco a poco fue limitando su actividad pastoral. Pasó sus últimos años atendido humana, médica y espiritualmente en un centro del Opus Dei en San Salvador.